La historia del koala

Los koalas (o animales parecidos a ellos) probablemente evolucionaron en el continente australiano durante el período en el cual Australia comenzó a desplazarse lentamente hacia el norte, separándose gradualmente del continente Antártico, hace 45 millones de años. Se han encontrado fósiles de animales semejantes a los koalas, con una antigüedad de alrededor de 25 millones de años. A medida que el clima cambiaba y Australia se volvía más seco, la vegetación se iba alterando, hasta aparecer lo que hoy conocemos como eucalipto, o también como árbol gomoso. Los koalas hicieron su dieta dependiente de estos árboles.

Se cree que los aborígenes llegaron a Australia hace por lo menos 60.000 años. Los koalas, al igual que todos los animales australianos, eran una parte importante de la cultura aborigen, y aparecen en muchos de sus mitos y leyendas.

         
Illustrationen von J. Morrison, in: Bill Phillips: "The little Australians we'd all hate to lose"

También eran una fuente de alimento de fácil disponibilidad, pero aún así la cantidad de koalas permaneció abundante hasta la llegada de la primera flota de europeos, en 1788. John Price fue el primer europeo que tomó nota de los koalas. Los describió en sus notas de viaje a través de las Blue Mountains, cerca de Sydney, en 1798. En 1816, los koalas recibieron su nombre científico, phascolarctos cinereus, que significa "oso gris con bolsa". Más tarde se descubrió que los koalas no tenían ninguna relación con los osos, sino que se trataba de un miembro de un grupo especial de mamíferos llamados "marsupiales", que dan a luz una cría inmadura, a la cual llevan en su bolsa. Actualmente, la mayor parte de los marsupiales se encuentran en Australia y Papua Nueva Guinea.

Se cree que "Koala" significa "no bebe" en el lenguaje aborigen, aunque hay varios idiomas aborígenes a lo largo del país. El nombre del koala aparece escrito de diversas formas en las notas de los primeros colonos: cullewine, koolewong, colo, colah, koolah, kaola, koala, karbor, boorabee, y goribun son algunas de ellas.

         
Bilder aus: Bill Phillips: "The little Australians we'd all hate to lose"

A medida que las nuevas colonias progresaban, comenzó la deforestación de la tierra para convertirla en tierras cultivables, y con ella la pérdida del hábitat natural de los animales nativos. Los colonos europeos vieron en la piel del koala una fuente de comercio, y en los años subsiguientes, y hasta 1930, fueron exterminados millones de koalas.

Para 1924 los koalas se habían extinguido en Australia del Sur, habían disminuido severamente en Nueva Gales del Sur, y en Victoria la cantidad había bajado a menos de 500 ejemplares. En ese momento, el negocio de las pieles se desplazó hacia el norte, en Queensland. En 1919 el gobierno de Queensland declaró abierta la temporada de caza de koalas por el término de seis meses. Solamente en ese período, fueron asesinados 1 millón de koalas. Aunque la caza permaneció cerrada oficialmente hasta 1927, cuando se reabrió, en un solo mes fueron sacrificados 800.000 ejemplares. La indignación del público obligó a los gobiernos de todos los estados a declarar al koala como "especie protegida" a fines de los años '30. No obstante, no se estableció ninguna ley que protegiera a los árboles que los koalas necesitan para alimentarse y vivir. A excepción de algunas leyes implementadas recientemente en Nueva Gales del Sur, la situación permanece hoy prácticamente sin variantes.