La dieta y su digestión

El koala es el único mamífero, junto al colugo y el possum de cola anillada, que es capaz de vivir con una dieta basada en hojas.

Las hojas de eucalipto son muy fibrosas y de bajo contenido en nutrientes, y son venenosas para la mayoría de los animales. Para enfrentar semejante dieta, la naturaleza ha dotado al koala de adaptaciones especiales. Un metabolismo extremadamente lento le permite retener la comida en su sistema digestivo por un largo período de tiempo, maximizando la extracción de energía de ella.

Al mismo tiempo, el bajo metabolismo, unido a que duermen hasta 16 horas por día, minimiza los requerimientos de energía.

El sistema digestivo del koala está especialmente adaptado para eliminar los componentes tóxicos de las hojas. Se cree que los eucaliptos generan estas toxinas como un mecanismo de defensa para evitar que algunos animales como insectos coman sus hojas. Los árboles que crecen en tierras pobres suelen tener más toxinas que los que evolucionan sobre suelo fértil. Esta puede ser la razón por la cual los koalas comen sólo cierto tipo de eucaliptos, y evitan los árboles arraigados en ciertos suelos.

         

Los koalas, al igual que los humanos, poseen un intestino ciego, pero en su caso es mucho más largo (200 cm). En él se realiza la digestión de las fibras, merced a millones de bacterias que las rompen transformándolas en sustancias que son fáciles de absorber. Aún así, el koala aprovecha apenas un 25 por ciento de la fibra ingerida. Junto con las hojas, el koala absorbe también agua, lo cual hace que raras veces tenga que beber, salvo en épocas de sequía, cuando el contenido de agua en las hojas desciende considerablemente.

Cada koala come aproximadamente 200 a 500 gramos de hojas por día. Sus dientes están adaptados a esta dieta especial. Los agudos incisivos frontales pellizcan las hojas del árbol, y los molares tienen una forma que les permite cortar las hojas, y no sólo aplastarlas. Un espacio entre los incisivos y los molares, llamado "diastema", permite que la lengua mueva la masa de hojas dentro de la boca con mayor eficiencia.

Los koalas son muy minuciosos a la hora de seleccionar las hojas, y tienen marcadas preferencias por algunos tipos. En Australia hay alrededor de 600 tipos de eucaliptos, pero los koalas comen sólo de una pequeña proporción de ellos. Dentro de un área determinada pueden ser seleccionadas apenas una, dos y no más de tres especies. (Ésto se denomina "reconocimiento primario de árboles"). Algunas otras especies, incluyendo árboles que no son eucaliptos, son examinados ocasionalmente y usados sólo para reposar sobre ellos y dormir.

Las especies de eucaliptos son muy diferentes de una región a otra de Australia, de modo que un koala en Victoria puede tener una dieta muy diferente de otro en Queensland. Pensemos también lo aburrido que sería comer siempre lo mismo cada día. Los koalas aprecian los cambios, y a veces comen de otras plantas como la acacia, el té o el cayeputi.